Discurso de Apertura Escolar 2017-2018

moodle
DISCURSO DEL EXCMO. SEÑOR D. FILIBERTO NTUTUMU NGUEMA NCHAMA, RECTOR MAGNÍFICO DE LA UNGE, CON OCASIÓN DEL SOLEMNE ACTO DE APERTURA OFICIAL DEL CURSO ACADÉMICO 2017/2018.            

Esta Sala Magna del Campus Central de la UNGE, se convierte hoy 5 de octubre de 2017, una vez más, en un solemne escenario de un acto académico de carácter social de especial transcendencia, se trata de la Apertura Oficial del Curso Escolar 2017/2018, en nuestra Universidad Nacional de Guinea Ecuatorial. Para ello, tengo la enorme satisfacción de tomar la palabra para en primer lugar expresar en nombre de esta Institución Universitaria, mis profundos agradecimientos a todas las dignísimas autoridades políticas, religiosas y otros invitados, que se han dignado a honrarnos con su estimable presencia en este acto, quiero destacar en este sentido de manera muy especial y por ser la primera vez, la presencia de la máxima autoridad eclesiástica de nuestro país, se trata del Arzobispo Metropolitano de la Archidiócesis de Malabo, el Excmo. y Reverendísimo Monseñor Juan NSUE EDJANG MAYÉ, quien a pesar de la apretada agenda de su labor pastoral, ha encontrado un hueco para compartir con todos nosotros estos  momentos entrañables de la vida universitaria en la UNGE. Quiero en tal sentido, aprovechar esta ocasión por ser una oportunidad insólita, para en nombre de la Comunidad Universitaria y del mío propio, expresar profundas

Mesa de honor

Mesa de honor

felicitaciones al Monseñor Juan NSUE EDJANG, por haber obtenido la plenitud de la gracia sacerdotal, por sus nobles virtudes personales demostrados en el universo sacerdotal.

Estamos encantados de darles la más cálida bienvenida a esta Universidad, que es de todos y de cada uno de nosotros.

En efecto, con el fin de solemnizar la inauguración del curso escolar, dando así el debido relieve a la inmensa tarea que empieza y toda la significación que ha de atribuir la sociedad a la Universidad que la lleva a cabo, se ha querido celebrar este acto, el cual ha de tener eco a lo largo del día de hoy en el seno del tejido social.

Esta oportunidad de hoy, comienzo de un nuevo Curso, es especialmente propicia  para insistir en algunos aspectos, subrayar otros y quizás avivar la conciencia sobre todo. Pues, toda iniciación de etapa es adecuada para la reflexión y exigente para la renovación de buenos propósitos.

Para continuar abordando el tema de la Universidad y del funcionamiento de sus más variadas estructuras, tenemos siempre la obligación de hacer algunas referencias históricas sobre dicha institución, la cual fue creada en el año 1.995, a iniciativa de S.E. OBIANG NGUEMA MBASOGO, Presidente de la República, Jefe de Estado y de Gobierno de Guinea Ecuatorial; sobre la base de unos principios de generalización del conocimiento con la búsqueda de la excelencia y calidad, facilitando así la formación académica universitaria en el suelo patrio a toda la juventud ecuatoguineana apta y comprometida a aprender una carrera o varias carreras, y, en los años sucesivos, la UNGE seguirá en esta línea profundizando cada vez en su intención de ser una universidad cercana a la sociedad y muy vinculada al mundo empresarial; con el objetivo de que los jóvenes egresados consigan empleos; ya que, el empleo es el  mejor mapa de la Persona Humana para aprovechar todas las oportunidades de prosperidad, del bienestar y de mejora personal; esto es, luchar para integrarse plenamente en escenario de la vida profesional y tal vez en la vida política.

Celebración de la misa

Celebración de la misa

La Universidad es una institución que tiene un papel importante que desempeñar en la sociedad y debe responder a las expectativas que se plantean. Tiene una función social y cultural y a la vez, un factor clave para la generación del conocimiento y para el desarrollo sostenible en general, debe promover, generar y difundir conocimientos mediante la investigación y el fomento de la interdisciplinariedad. La razón clásica de ser y el núcleo interno de la universidad es la de adquisición y transmisión de conocimientos teóricos y prácticos.

La investigación constituye la actividad que dota de mayor prestigio a la Institución Universitaria y al profesorado universitario. Las universidades son dispositivos de creación de innovaciones tecnológicas en el mundo, por lo que, la mejora, acrecentación y renovación sistemáticas del conocimiento científico sistemas y métodos de enseñanza por parte de los profesores universitarios son absolutamente necesarios. Las competencias docentes del profesorado universitario están y deben estar asociadas a su función docente y a la definición de su perfil profesional. Una universidad con una labor directiva eficaz, eficiente, abierta a las sugerencias, dinámica, con capacidad creativa, comprometida y solvente; junto con un profesorado académicamente solvente y también comprometido con la docencia y la investigación con dotes altos de creatividad y dotado con una retribución económica digna, con un sistema de financiación de proyectos y actividades académicas y científicas de carácter autónomo; ayudarían considerablemente a egresar jóvenes con talento de todo tipo y con capacidad profesional competente.

Autoridades de la ceremonia

Autoridades de la ceremonia

La fuerza y la buena reputación de una universidad no dependen solamente de la existencia y disponibilidad de sus recursos económicos ni de sus apoyos políticos. El origen de su potencia se halla en la capacidad de que sus miembros tengan que pensar con originalidad, libertad, con energía creadora. Pues la clave de la calidad de las universidades viene dada por la presencia de una cultura en la que se valore y se fomente el libre ejercicio de la inteligencia creativa. Para lograr este objetivo se requiere unos imprescindibles materiales y un ambiente favorable.

Hablando un poco más de los profesores debo destacar que, los profesores por sentencia pedagógica enseñan tanto por lo que saben como por lo que son, aunque por los criterios de selección, promoción o evaluación del profesorado la dimensión personal se hace prácticamente invisible en el ejercicio profesional. Contraria a esta visión, se observa en la realidad que, buena parte de la capacidad de influencia de los profesores en los estudiantes se deriva precisamente de lo que son como personas, su forma de presentarse, su imagen, de sus modalidades de relación con los demás. La enseñanza es un ejercicio de “CUERPO A CUERPO”, del profesor con los estudiantes. Se trata de un proceso  mediado por las características personales de ambos, las suyas como profesor y las otras como estudiantes, y, cuanto más vulnerables son los estudiantes, más importancia adquiere la condición de persona del profesor y la forma en que las características personales influyen en la manera de llevar a cabo la función docente. Una experiencia reciente es que, nuestra Universidad acaba de implementar y aplicar el Nuevo Sistema de Enseñanza Universitaria LMD GMD, surgido a raíz de la imperiosa necesidad de introducir sistemáticamente reformas en la UNGE, para su adecuación imprescindible a las exigencias de la Carta Magna de Bolonia, en la que la UNGE está adherida. Pues, es lamentable constatar que a la fecha de hoy todavía la asimilación de este nuevo sistema de enseñanza universitaria sigue estando plagado de prejuicios por buena parte del profesorado y estudiantado de la UNGE.

Ofrenda universitaria

Ofrenda universitaria

Las personas vamos evolucionando, nuestra vida personal va pasando por etapas en las cuales, tanto las disposiciones, como las capacidades van alterándose. El ejercicio de la docencia hoy por hoy en la UNGE se está combinándose con el de otras funciones personales a veces familiares, sociales y administrativas que entran, en ocasiones en colisión. Ser docente universitario, o tratar de hacerlo bien exigiría mayor esfuerzo, sacrificio y dedicación absoluta.

En definitiva, la permanencia del profesor universitario en la UNGE, y su larga vida en ella, así como su aporte por hacer vivir esta Institución Universitaria, supone como un periodo de acumulación de experiencia, pudiendo ser evaluado sobre la base de los parámetros de docencia, investigación, gestión y colaboración; supone también un enriquecimiento personal y científico. La responsabilidad del profesor universitario va más allá del aula de clases donde desarrolla el acto didáctico, la contribución de dicho personal en la mejora de la acción formativa desarrollada y su participación en la dinámica académico-organizativa de la institución universitaria a nivel de los órganos colegiados, del Gobierno Universitario, Facultades, Departamentos, Carreras, Tutorías, etc. deben ser valorados y correspondidos objetivamente.

En efecto, la declaración formulada por el Consejo de Gobierno Universitario después de su reunión que tuvo lugar en esta Ciudad de Malabo, el pasado mes de septiembre del año en curso, se sintetizan de manera clara y concreta los objetivos futuros y la acción de la UNGE. El compromiso irrenunciable del perfeccionamiento de las actividades docentes en la UNGE en todos sus grados y, con el robustecimiento de la universidad en su ordenación y posibilidades, el refuerzo y fomento de la investigación dentro de una política científica, que llevará adelante por lo que significa en sí misma y por su proyección en los planes de desarrollo económico y social, ofrecerá a nuestros jóvenes nuevos horizontes de formación y especialización profesional, y continuará la intensificación de los medios que aseguren la igualdad de oportunidades a todos en la medida de sus capacidades.

El crecimiento de la UNGE, se hace cada vez patente que, a la fecha de hoy ya cuenta con Once (11) facultades, más de 800 profesores y una matrícula proyectada para el curso académico que se inaugura en algo más de ocho mil (8,000) estudiantes. La UNGE ha sabido ejercer a lo largo de dos décadas su autoridad en el ámbito cultural, científico e intelectual y sin perder la atención en la formación moral de los jóvenes que constituye un compromiso de honor para el Gobierno Universitario. La figura del profesor universitario, su capacidad intelectual innovadora y creativa; así como la renovación sistemática de los conocimientos

científicos que transmite, tiene mucho que ver con la calidad de la enseñanza; he allí el dicho de que “a tal profesor tal estudiante”, pues en el aula académica, cualquiera que sea su grado, es siempre una tribuna de especial resonancia, y las calidades humanas del profesor impresionan sin duda a los estudiantes.

Comunidad universitaria

Comunidad universitaria

Con la inauguración de este curso escolar 2017-2018, tenemos que enfrentarnos con muchos desafíos, entre ellos, la necesidad de un ensanchamiento de la base profesional de la UNGE; fundamental aspecto.

La necesidad de fomentar la creatividad y la innovación centrada en la persona de donde toda innovación surge y a donde toda innovación retorna.

En contra de lo que una superficial dialéctica podría llevar a suponer, innovación y fidelidad no son actitudes contrapuestas. La libertad humana, de la que surge toda creatividad, no es utópica sino tópica.

La permanente capacidad de innovar requiere una cultura de la anticipación. Quienes dirigen una institución universitaria han de situar su foco mental muy por delante del curso académico que se inaugura. La vinculación de la universidad con lo nuevo no es un lugar común de la retórica de la innovación constituye un conglomerado de tópicos en el mercado empresarial y tecnológico de nuestros días. Se trata de una especie de relación trascendental, es decir, el tipo de referencia tan íntima en una realidad determinada que sin ella tal realidad no puede existir. La referencia a lo nuevo se sigue de la quintaesencia misma de los estudios superiores o universitarios. Para que la Universidad reencuentre su alma, para que se oriente con decisión hacia la innovación es decir, a lo NUEVO, es imprescindible organizar un insólito modo de pensar que sea capaz de moverse en escenarios contrafácticos; es decir, que no sacralice los hechos ni se someta dócilmente a las valoraciones culturales imperantes. El ejercicio mismo de la inteligencia consiste en desmascararse de los principios vigentes y pensar desde la misma realidad con una actitud epistemológica inconformista y radical.

En el marco de la innovación, surge hoy por hoy, muchos conceptos como la transformación del talento y el emprendimiento. Pues, hablando de talento, todos tenemos talentos, porque el talento es simple y llanamente la habilidad para hacer bien algo. Para ello, el talento se debe realizar desde tres ópticas, todas necesarias en cualquier sociedad y muy especialmente para nuestra sociedad por el momento histórico que nos ha tocado vivir hoy; la primera de las ópticas es la realización personal o dimensión individual del talento, la segunda es la realización social y la tercera es la realización profesional o dimensión productiva de los talentos. Para que una sociedad se sustente intensiva y crecientemente en el talento debe cumplir tres condiciones básicas:

Primera.– Tener como profesionales más admiradas y como referentes sociales a aquellos que son clave para el talento. Estos a su vez deben ganarse esa admiración.

Segunda.- Brillar en los valores que son esenciales para los talentos (el respeto, la igualdad de oportunidades y la transparencia).

Tercera.- Promover y facilitar el desarrollo personal y social de los talentos.

El esfuerzo de la UNGE debe concentrarse para cumplir las condiciones citadas mejorando el sistema de desarrollo de los talentos a través de la calidad de la enseñanza y formación universitaria, y la ubicación posterior de los egresados ésto es, búsqueda de empleo que conecta la oferta y demanda y, el de puesta en valor de los sectores y ámbitos profesionales.

En cuanto al emprendimiento, conviene hablar solo del emprendedor y de emprender; emprender es inventar, transformar e innovar con las opciones ya existentes, para ello se requiere no sólo de habilidades, sino de interés de modificar esa realidad hacia una mejor creación; por lo que la identificación de momentos, la curiosidad y el arrojo del emprendedor, son requisitos obligatorios para concebir el cambio. Ser emprendedor supone ser capaz de detectar oportunidades de creatividad y resolución, rompiendo con ideas previas, para crear nuevas formas de hacer las mismas cosas.

Ser emprendedor es ser una persona que percibe novedades, detalles, signos, símbolos, coyunturas, momentos, ajustes y compromisos, aunque pasen desapercibidos para otros. Los emprendedores son creativos, creadores y resolutivos; poseen un conjunto de competencias que les hacen poseer un perfil diferente al resto de las personas. En definitiva, el emprendedor no sólo tiene ideas brillantes, sino que quiere ponerlas en práctica, no sólo las señala, sino que se compromete con ellas. En la actualidad, la importancia de la cultura emprendedora está ampliamente reconocida como capacidad básica que ha de fomentarse y desarrollarse mediante el aprendizaje a lo largo de la vida. En el marco del plan de acción de la UNGE a medio plazo se prevé el fomento y desarrollo de la cultura emprendedora.

Me gustaría hablar de la necesidad de la existencia y disponibilidad en la UNGE de nuevos modelos de aprendizaje, o estudio universitario fruto de la innovación como es el caso del Campus Virtual, que es un soporte pedagógico basado en el empleo de las nuevas tecnologías.

Esta herramienta de enseñanza se complementa con el estudio del material impreso y permite que pueda ser utilizada por todos los alumnos, independientemente de la modalidad de su seguimiento que puede ser tradicional o virtual.

El Campus Virtual es una herramienta que permite recrear virtualmente los espacios de un campus presencial, permitiendo la evolución del estudiante y su interacción, desde cualquier terminal, con un equipo de profesores y estudiantes de otros países. También existe la imperiosa necesidad de emprender acciones de urgencia que permiten introducir e implementar en el seno de la UNGE los estudios del Grado de Master y Doctorado.

Para terminar, hay aspectos no menos importantes que ocasiones como esta, merece la pena abordar, me refiero a los temas de la selectividad del estudiante universitario y de los incentivos económicos asignados a los estudiantes con mejor rendimiento académico, por citar algunos.

Pues, el examen de selectividad de los alumnos que han superado el 2º curso del bachillerato del nuevo sistema de Enseñanza Secundaria para acceder en la UNGE, representa hoy por hoy un enorme desafío con motivo de la gran afluencia de los participantes. Existe una fuerte demanda actualmente de los jóvenes, debido por supuesto al crecimiento vertiginoso de la población juvenil con apetencias de continuar sus estudios en la UNGE. Pues, el objetivo principal de las Pruebas de Selectividad para el ingreso en la UNGE es de seleccionar mediante criterios justos y objetivos a los mejores alumnos participantes por cada una de las unidades didácticas orgánicas en las que se estructura; por lo que desviar o adulterar dicho objetivo es socavar los cimientos de rigor académicos de exigencia para la admisión de estudiantes en nuestra UNGE. El estudiante de la universidad es la persona dispuesta, seriamente, comprometida y decidida a aprender una carrera y a investigar, es aquel que tiene el deseo de conocer la verdad, el afán de saber por saber, el deseo de hacer avanzar la ciencia, el deseo de formar la personalidad, por el cultivo de la inteligencia, el deseo de servir directamente a la sociedad, el deseo de ganarse la vida honestamente.

Tratándose  del tema del régimen de incentivos económicos, en el sentido de que como norma generalizable a todo alumno de la enseñanza universitaria, es fundamental que la sociedad adquiera consciencia de que no todos los jóvenes son aptos para acceder a los incentivos económicos que otorga el Gobierno, por lo tanto, se han elaborado nuevas normativas que regula dicho proceso que será por criterios de mejor rendimiento académico.

Respetada Comunidad Académica, la UNGE ha entrado en una nueva fase dura e innovadora que exige mucho sacrificio dinamismo, esfuerzo de adaptación y un serio compromiso común de todos y cada uno de los agentes que intervienen en el quehacer educativo en esta Institución. Para hacerla más competitiva en el escenario académico internacional; hoy en día para acceder a los estudios en determinadas carreras de la UNGE, se ha establecido como requisito indispensable el concepto de NOTAS DE CORTES, tal como hemos escuchado en el informe síntesis.

Finalmente, quisiera a recordar nuevamente a la comunidad estudiantil de esta Universidad que las reivindicaciones acompañadas de actos de violencia no son de agrado de nadie ni aventajan a nadie, porque la violencia siempre engendra violencia. Los problemas se deben resolver mediante el diálogo de forma relajada entre las partes. Los primeros días estarán consagrados para las tareas de orientación y sensibilización de toda la Comunidad Académica. Hago votos para que las tareas del curso que empieza con la invocación a Dios Todopoderoso, primero y la exposición de motivos y preocupaciones por la educación y  formación de calidad universitaria después, se desarrollen con provecho bajo este doble signo de sentido religioso y devoción patriótica que debe presidir siempre el clima educativo y formativo de nuestras juventudes.

Deseo vivamente que en el curso que empieza hoy, la Universidad Nacional de Guinea Ecuatorial, con plena dedicación a su tarea fundamental, todos colaboren con la dinámica viva en la resolución de sus problemas genuinos, suficientes en calidad y dimensión, para no dar lugar a que otros problemas externos vengan a ella para distorsionar en el quehacer académico, y frenar los frutos de una labor que, para tener efectividad, ha de ser continuada, serena e inexcusablemente auténtica.

Pido a todos una colaboración entusiasta, asidua y leal, consejos, sugerencias y serena crítica constructiva. Sólo de este modo cumpliremos el lema de nuestra Universidad Nacional de Guinea Ecuatorial que reza: “UNIVERSIDAD DE TODOS Y DE CADA UNO”.

Declaro pues, aperturado oficialmente el Nuevo Curso Académico 2017/2018, en nombre de S.E. OBIANG NGUEMA MBASOGO, presidente de la República, Jefe de Estado y de Gobierno de la República de Guinea Ecuatorial.

¡MUCHAS GRACIAS!