Actividades en la Facultad de Humanidades

Información

La cultura fang se caracteriza mejor por sus diferentes clanes o Meyong, y los mismos clanes que tenemos entre los Fang, son los mismos que tenemos entre los Bisios y los Combes etc.  Si hay Esangui entre los Fang, también hay Esangui entre los Combes; si hay Eseng entre los Fang también lo hay entre los Bisios.

Dr. Joaquín Mbana y los estudiantes

Dr. Joaquín Mbana y los estudiantes

En el libro, el autor aborda la crisis del hombre fang, y para caracterizarlo mejor, ha acuñado un nuevo concepto denominado “Kontimanía”, una palabra compuesta de tres partículas: Ko que significa nada, ntí que alude a la señoría y manía. Las dos partículas forman la expresión anonadar la señoría y manía, de forma maniática, por lo que kontimania significaría anonadar la señoría del hombre de forma maniática. Ésta terminología, trasladada a la sociedad y concretamente en terreno político, puede hacernos terminar con demokracia en vez de democracia; a nivel del conocimiento, terminar con konocimiento  en vez de conocimiento, y a nivel económico, terminar con ekonomía en vez de economía. De ahí la Kontimanía, o sea, nada.


La brujería y la religión en Guinea Ecuatorial.

El libro aborda el fenómeno brujería en el contexto de la ciudad y en  un marco más amplio que no solo afecta a los fang sino a todos los pueblos bantúes que viven en Guinea Ecuatorial. Durante su presentación, el autor afirma que el elemento indispensable y de partida para considerar a uno brujo o bruja en las antiguas brujerías bantúes, era lo que los fang llaman Evu; los bisio lo denominan Ivu etc. En la actualidad, éste elemento está obsoleto; ya no hace falta poseer dicha materia de brujería para entrar en el mundo de la brujería, lo que se necesita ahora es tener el deseo de acceso a los bienes materiales y a los poderes públicos; como es el caso del marabú en nuestros barrios, en el que no hace falta preguntar si uno tiene materia de brujería, sino dinero para iniciar el trance o en la actividad misma de la brujería.

Otra gran diferencia que hay entre la brujería antigua y la actual es el hecho de que, a nivel de la ciudad, ya no es el brujo el que busca a los adeptos sino que son éstos segundos los que buscan a los brujos. Y en este caso, si el mejor brujo dotado no está en Guinea Ecuatorial, se emprende un viaje en toda África (Camerún, Benín, Gana etc) para buscarlo, algunos, incluso viajan hasta la India para encontrarlo.

Otro elemento que diferencia la brujería actual de la antigua son los medios que podemos usar para combatir la brujería. En el concepto tradicional, se combatía con algunas imágenes cristianas como la de San Miguel Arcangel. En las brujerías actuales, ya no hacen ningún efecto estos medios arcaicos. Por tanto, las brujerías nuevas ya precisan otros elementos pastorales para mitigar y luchar contra la influencia sus influencias. Con las dudas presentadas por algunos estudiantes sobre el verdadero concepto de brujo y de la brujería, el conferenciante afirma que el brujo es todo aquel que se somete a las exigencias del mundo nocturno para conseguir determinadas prerrogativas mientras que la brujería es ignorancia y maldad.  

El libro la brujería y la religión en Guinea Ecuatorial

El libro la brujería y la religión en Guinea Ecuatorial

En la presentación de éste segundo libro, el profesor Dr. Mbana responde también a la cuestión de cómo uno puede hablar de la brujería sin ser brujo/a a pesar de ser una ciencia oculta, considerando que el ser humano accede a la brujería por participación consciente: porque participa de sus actos y de forma cognoscitiva a través del intelecto, acuñando el dicho del filósofo Aristóteles “todo lo que es, porque es, es cognoscible”. Por lo que no hace falta ser brujo para hablar de brujería.

Concluyendo con su exposición, el profesor afirma que los dos libros tienen como objetivo sensibilizar a la juventud sobre el futuro de nuestra sociedad; que existen medios racionales humanos para conseguir el bien en la sociedad. Que el camino de la vida está lleno de obstáculos y dificultades, y para conseguir determinadas prerrogativas hay que luchar por la mejor forma; más vale sacrificarse, aceptar los consejos de la tradición y los demás medios para, desde el punto de vista racional, conseguir los objetivos de la vida y no tratar de lograr ciertas prerrogativas de la vida utilizando cualquier medio, y sobre todo, la brujería como la dicha engordar para morir. El verdadero camino para nosotros en la actualidad es el camino de la ciencia y el de la religión, aquella de la aceptación sincera de nuestro señor Jesucristo como salvador del mundo y de los falsos dioses.  Anterior…

Asesoramiento, maquetación  y corrección de estilo:
Por Ditofei